“Nos sometemos a la producción pacífica de los medios de destrucción, al perfeccionamiento del despilfarro, al hecho de estar educados para una defensa que deforma a los defensores y aquello que defienden”
 Herbert Marcuse

ISSN0719-0212

Variables politicas y técnicas en el alza de tarifas del Transantiago

Juan Pablo ArayaPor
Publicado el 26 Jun, 2010

TransantiagoUna de las políticas públicas con mayores dificultades en todas las etapas del proceso de políticas públicas es Transantiago. Haciendo un breve resumen, y como es sabido por todos, esta política pública arrastra con problemas desde la fase diseño en el período presidencial de Ricardo Lagos, y de implementación, principalmente en el período de Michelle Bachelet. Es en este último periodo presidencial donde se intentó realizar grandes intervenciones debido a los altos costos económicos y políticos. Notoria fue la salida del Ministro Sergio Espejo y reemplazado por el DC René Cortazar. A comienzos del año 2009 diferentes medios comienzan a hablar sobre la variación en la población y en los expertos de la percepción sobre Transantiago. Es en este punto donde deseo detenerme un poco más.

A comienzos de 2009 muchos de los expertos coincidían que muchos de los problemas vistos el 2007 se estaban resolviendo. Según el Doctor en Transportes de la Universidad Diego Portales Louis de Grange “… durante 2008 el Transantiago funcionó en forma estable, sin grandes problemas, y hubo consistencias en las medidas que tomó el Ministro de Transportes, René Cortázar, en el sentido de que si bien se avanzó poco, fueron pasos concreto” (Plataformaurbana.cl).

Por otro lado el doctor en Transporte de la Universidad Católica Juan Enrique Coeymans señalaba que lo mejor que podía estar sucediéndole al Transantiago era que la opinión ciudadana estaba cambiando, ya que comenzaba a darse cuenta de los cambios positivos en el sistema.

Sin embargo el economista en transporte Ian Thompson reconociendo los aspectos positivos anteriores señaló que la única forma en remediar el problema del financiamiento era comenzar a cobrar una tarifa real. El economista señaló lo siguiente con respecto al financiamiento “Ése es el tema de trabajo para 2009, pues de lo contrario se seguirán aumentando las pérdidas y no se podrá financiar”. En el artículo antes mencionado se señala que pese a las grandes mejoras del sistema, el problema mayor era la falta de auto sustento económico del plan. El ministro Cortázar, conocedor del problema señalaba que “No hay ciudad en el mundo desarrollado que no tenga subsidiado el transporte de buses. Eso es normal por todas las externalidades positivas que entrega”, explicó. Al mismo tiempo, reconoce que fue un gran error haber señalado durante el diseño del plan que éste no necesitaría un subsidio. “Ese fue un error”. Sin embargo, los especialistas y algunos parlamentarios señalaron que no obstante el subsidio que se le estaba entregando al sistema, si se mantenía la tarifa de ese momento el Estado debería entregar más dinero que el señalado en la Ley de Subsidio. A comienzos del 2009 los especialistas ya señalaban que el precio debería estar por sobre los $500.

Ante la evidencia anterior no cabe otra cosa que preguntarse ¿Por qué la tarifa no se subió en el año 2009?

Creo que la respuesta está en variables políticas. No debemos olvidar que el año 2009 era un “año electoral”. ¿Cuál hubiese sido el costo político de subir la tarifa de Transantiago para la coalición gobernante en ese momento? Si este tema era la principal arma de la Alianza por Chile, ¿convenía o no subir la tarifa?, ¿pero que sucedía con la disyuntiva de que si no se subían la tarifa más se hacía insostenible el sistema hasta llegar a un punto de no retorno? ¿Existen variables éticas en este tema en contraposición con variables políticas? ¿Se debe sobreponer el criterio político al criterio técnico, o el factor técnico tiene que sobreponerse al político? ¿Tiene razón Vidal o tiene razón Velasco?

No creo poder responder a todas estas preguntas. No creo que la Alianza por Chile siendo gobierno y enfrentando la misma situación no hubiese subido la tarifa. Mi análisis se extiende a otra arista. Es necesario en la gestión pública y la gestión de las políticas públicas señalar aquellos aspectos que son materia de decisiones técnicas y decisiones políticas. Obviamente que Transantiago ante todo es un problema técnico. Deben establecerse pautas legales para restringir las atribuciones en temas técnicos de la variable política. Obviamente el pasaje de Transantiago debe elevarse, porque inclusive con el subsidio del Estado, el sistema se hace insostenible.

Haciendo ficción sólo podríamos preguntarnos ¿Si en el período de la Concertación se hubiese subido la tarifa de Transantiago hubiese sido necesario subir considerablemente la tarifa en 2010? Creo que la respuesta es no.

Finalmente, la ciudadanía termina pagando caro, cuando no hay una división entre las decisiones técnicas de las decisiones políticas.