“El único medio de conservar el hombre su libertad es estar siempre dispuesto a morir por ella”
 Edgar Allan Poe

ISSN0719-0212

Un Análisis sobre la Tributación de la Gran Minería en Chile, (parte II)

Amaro Oróstica OrtegaPor
Publicado el 31 Oct, 2010

Escudo CobreEn el artículo anterior “Un Análisis sobre la Tributación de la Gran Minería en Chile, (parte I)” se dio a conocer a grandes rasgos los impuestos que la Gran Minería en Chile debe pagar, y motivos generales de por qué bajo este sistema las transnacionales han pagado menos impuestos de los que, intuitivamente, uno podría pensar que debiesen pagar. En esta columna, y en las siguientes, analizaremos las implicancias del acuerdo que aumenta el Impuesto Específico a la Minería (en adelante, ‘el Acuerdo’).

¿En qué consiste este Acuerdo?

El IEM será aumentado a entre un 5 y un 14% sobre el margen operacional, a contar del 35% de dicho margen. Asimismo, la extensión de la variabilidad tributaria del Decreto Ley 600 sobre Inversión Extranjera, ya extendida por ocho años durante el gobierno de Lagos el año 2005, originalmente propuesta en 8 años por parte del gobierno, se disminuyó a seis. Asimismo, durante el período 2010 a 2012 habrá un período de transición, en donde los actuales proyectos mineros mantendrán la actual tasa, mientras que los nuevos proyectos mineros se acogerán al nuevo porcentaje.

¿Qué implicancias prácticas tiene este Acuerdo?

Los contribuyentes de la Gran Minería que se acojan a este nuevo “Royalty” (término conceptualmente erróneo para referirse al IEM, como vimos en la Parte I) tendrán como contrapartida el aumento de la invariabilidad tributaria del DL 600. Es decir, si quienes se acogieron a la invariabilidad tributaria establecida por el gobierno de Lagos donde se les aumentó el IEM en una tasa de 4 a 9% a contar del 35% del margen operacional, y dado que este período se extiende hasta el año 2017, con este aumento de la invariabilidad tributaria ahora se aumenta hasta el año 2023, limitándose entonces la posibilidad de en los próximos años se lleven a cabo reformas tributarias substanciales con miras a establecer un régimen de tributación distinto a la minería, en cuanto a los proyectos existentes a la época.

Algunas consideraciones

En términos pragmáticos, el Acuerdo no es tan malo, del momento que objetivamente permitiría recaudar mayor cantidad de dinero mediante impuestos que lo que se recauda bajo el sistema actual. Sin embargo, el problema es que con las invariabilidades tributarias cuando se acabe el plazo las minas que hoy en día obtienen utilidades billonarias se van a encontrar agotadas, dado que la vida útil de una mina es de aproximadamente 15 a 25 años (entendiendo como “vida útil” la eficiencia de su explotación en función de la ley del mineral extraído, los costos de extracción, etc., y el hecho que la mayoría de las actuales inversiones mineras se empezaron a establecer entre 1990 y 2000), por lo que si a futuro se les quiere aumentar los impuestos, no se recaudaría tanto como se podría llegar a recaudar dado que, de tener suerte, nos encontraríamos frente a los últimos años de explotación de la mayoría de la actual Gran Minería del cobre.

Por otra parte, estimo que este Acuerdo si bien, como dijimos, efectivamente traerá mayor recaudación, si lo miramos hacia las inversiones futuras puede tener un efectivo negativo, dado que si van a existir tres regímenes tributarios distintos para la Gran Minería del Cobre (recordemos: el original, con un IEM con tasa de 0,5 a 5% sobre el margen operacional, al que están afectos todos aquellos proyectos mineros anteriores a 2005 que no se hayan acogido a la invariabilidad tributaria; aquellos que se acogieron a la invariabilidad tributaria del DL 600 establecida en 2005 durante el gobierno de Lagos que elevaba el IEM a una tasa entre 4 y 9%, hasta 2017, así como todos los proyectos posteriores a 2005; y quienes ahora se acojan a esta nueva invariabilidad tributaria, que aumenta el IEM a una tasa entre el 5% y el 14%, además de todos los proyectos nuevos a contar de 2010), puede afectar la credibilidad del sistema económico de nuestro país y genera inseguridad respecto a las condiciones de competencia entre las distintas mineras, dado que al final de cuentas diversas mineras que se encuentren en igualdad de condiciones en cuanto a márgenes operacionales y utilidades en un período tributario determinado, por el hecho de haberse acogido a tal o cual régimen de invariabilidad tributaria, así como por la época de inicio del proyecto minero, tendrán distinta tributación, afectando por ende la competitividad de unas en favor de otras.

Por último, y como provocación para una posterior discusión, hay una consideración que es bastante poco discutida a la hora de analizar estos temas: la relación tributos- retorno social. Por ejemplo, en muchos países se pagan  bastantes impuestos no sólo en minería, sino en actividades empresariales en general, pero los sueldos de los trabajadores son bastante bajos -tanto objetivamente como en relación a la economía en la que viven-, no hay mucha Responsabilidad Social Empresarial (RSE), etc. Sin embargo, en cuanto a la Gran Minería del cobre, sabemos que en general es uno de los rubros mejores pagados en Chile; así, la remuneración de los trabajadores es superior –y con creces- a quienes realizan labores equivalentes en otras áreas de la producción, sin contar con las bonificaciones que muchas de estas empresas pagan –partiendo por CODELCO-; asimismo, muchas mineras en el norte además de la remuneración tienen programas especiales de previsión laboral, salud, educación de los hijos, etc., para el trabajador y su familia, además de las legales. De esta manera, para analizar cuánta riqueza del Cobre realmente queda en Chile, habría que indagar también, entre otros, este factor.

  • MONICA

    La verdad, me interesa mucho este tema, puesto que estoy realizando mi tesis sobre el Royalty, y no se encuantra mucha informacion en libro, sino la informacion que existe es de analisis, entrevista entre otras, y este analisis, en particular, es muy interesante, puesto que es entendible a los ojos de cualquier persona, y sobre todo bastante imparcial politicamente hablando, me gustaria saber mas de este tema y profundisar mas, si exite algun analisis como este me gustaria q me lo hicieran llegar

  • Amaro Oróstica Ortega

    Estimada Mónica,

    Al decir verdad, a mi parecer encontrar información que sea plenamente objetiva respecto al tema es bastante difícil, dado el trasfondo ideológico subyacente a quién detenta el manejo de los recursos naturales. Cuando hice esta columna, con el fin de tratar de ser lo más objetivo posible, utilicé varias fuentes y las “traduje” a un lenguaje que pudiera ser entendido a simple vista, dado que es muy complicado entender bien el lenguaje tributario, y yo mismo pecaría de arrogante si dijiera que entiendo todo el tema de la tributación minera a la perfección.

    Ahora bien, si gustas me envías un correo a mi dirección electrónica (sale en mi perfil de esta página), y con gusto te envío algunos materiales que tengo.

    Saludos cordiales.

    AOO

  • Mario

    Interesante analisis, especialmente considerando lo poco que se discute este tema en los medios abiertos. Me habria encantado escuchar, ademas de si el acuerdo nos pone en una mejor situacion que antes, si en verdad el acuerdo nos pone en la mejor situacion posible en terminos de recaudacion para el Estado. Me preocupa sobre todo ante la afirmacion, tremendamente interesante, de que en Chile no se paga Royalty. Aplicando un poco de sentido comun, uno pensaria que al no pagar las empresas por el derecho de extraer el mineral, lo que Chile esta haciendo es simplemente regalar su cobre. Un lujo que como pais en vias de desarrollo, no creo que nos podamos dar. Tambien seria muy valioso saber, al menos como una estimacion, si con las ganancias que ahora estas empresas obtienen estan solo pagando su inversion inicial (la de los años 90), o si van a tener utilidades sobre eso, y de cuanto serian. A lo que apunto con esto es a saber si Chile en verdad esta haciendo el mejor negocio al permitir a empresas transnacionales extraer su cobre. Y me parece que la respuesta es (o debiera ser) bien facil de encontrar. Esto debido a que, ademas de la mineria privada, tenemos a Codelco, que es del Estado y por lo tanto constituye un buen punto de referencia. Agradeceria saber, por ejemplo, cuanta retribucion le brinda al Estado chileno un gramo de cobre producido por las empresas transnacionales versus un gramo de cobre producido por Codelco (considerando todas las variables, incluyendo inversiones desde los años 90 hasta las ganancia hasta, no sé, el fin de vida útil de las minas – como estimacion, extrapolar los precios actuales podria venir bien). Basicamente el problema se reduciria a dos numeros, que nos permitirian saber que tan buen negocio estamos haciendo como pais con nuestra principal riqueza. Saludos y gracias por el articulo, Mario.

  • CLAUDIO

    Amaro:

    El teme debe seguir. Hay propuestas( por cierto con intensiones electorales) que soslayan este tema de fondo que condiciona cualquier promesa electiral que se haga.
    Te agradecere indicarme como obtener datos oficiales de las tributaciones de los ultimos 10 años de las empresas de la gran mineria privada. Lo mismo para el aporte de Codelco al fisco.

    Te felicito, gracias
    Claudio